Recomendaciones para dar mantenimiento al mobiliario de oficina

 In Mobiliario oficina DF

En publicaciones anteriores en el blog de Galeo Muebles hablamos de la importancia de la elección cuidadosa de las piezas de mobiliario oficina DF y presentamos algunas recomendaciones para seleccionar sus características a partir de las necesidades identificadas en cada entorno. Si bien la elección de muebles de buena calidad es fundamental, como recordarán no es suficiente para garantizar que la compra sea una buena inversión ni para que el mueble ofrezca un buen tiempo de vida útil, también es indispensable darle una serie de cuidados y mantenimientos especiales que los conserven en buenas condiciones tanto estéticas como funcionales.

Para que nuestros lectores tengan una idea general del tipo de mantenimiento requerido por los muebles de oficina, en esta ocasión hablaremos del tema, ofreciéndoles recomendaciones según el material de fabricación de las piezas.

Para comenzar, es importante destacar la importancia de incluir el mobiliario para oficinas DF dentro de los programas de mantenimiento preventivo de una oficina, los cuales están diseñados para que a través de la inspección periódica de los muebles, en este caso, se  detecte cualquier daño que pueda comprometer su funcionalidad, alterar su estética y representar un riesgo para los usuarios. El mantenimiento preventivo es además una herramienta de gran utilidad que permite reducir las necesidades de mantenimiento de tipo correctivo en entornos de trabajo y que sirve para mejorar la seguridad de quienes laboran en él.

Para el mobiliario oficina DF, las medidas de cuidado y mantenimiento preventivo se recomiendan hacer de manera constante, y en todo caso las medidas que comprendan tienen que corresponder a las características de los muebles, según el tipo de materiales empleados en su fabricación y la clase de uso que se les dé. Según el mueble en cuestión, las medidas pueden ser básicas, o más especializadas, y en algunos casos pueden realizarse por los mismos usuarios, mientras que en otras ocasiones requieren la intervención de un profesional.

El nivel más básico de cuidado y mantenimiento en muebles de oficina DF es la limpieza de las piezas, incluyendo sillas, escritorios y estantería; esta limpieza puede hacerse a diario para retirar el polvo y suciedad acumulada por el uso del día a día, y se recomienda hacer al menos una vez a mayor profundidad para evitar que las superficies se manchen o sufran otro tipo de daños por contacto continuo con elementos que puedan dañarlas, como polvo, tierra, tintas, o líquidos. La limpieza regular es un buen momento para hacer otro paso fundamental en el mantenimiento, que es la inspección visual del estado del mobiliario, en la que se pretende identificar cualquier tipo de alteración que resulte riesgosa en potencia, ya sea para la integridad y funcionalidad del mueble o para el usuario, así como para determinar cuándo se requiere de una reparación, o en su caso, reemplazar el mueble por una pieza nueva.

Como ya mencionamos, las especificaciones de las medidas a adoptar para el cuidado y mantenimiento del mobiliario dependen del material de su fabricación y hoy en día los materiales más comúnmente empleados son los metales y la madera con acabados de laminados decorativos, para una mayor protección del mueble, funcionalidad y estética. Los acabados con pintura electrostática también son bastante comunes, en particular en escritorios para oficina DF así como la tapicería en sillas para oficina DF, por lo que se deberán valorar sus características para adoptar medidas de mantenimiento adecuadas.

Entre los materiales más comúnmente usados en la fabricación de muebles para oficinas que requieren de un mantenimiento más exigente está la madera, pues al ser un material de origen natural, que por sus propiedades puede dañarse por exposición directa a la luz solar, por exceso de humedad, por altas o bajas temperaturas, por esfuerzos de presión y por insectos, necesitan muchos más cuidados que otras opciones de materiales, y por cuestiones de espacio, y dado que cada vez son menos los entornos en los que se emplean muebles puros de madera, no nos enfocaremos a hablar de sus requerimientos de mantenimiento, los que presentaremos en futuras publicaciones en este blog.

Por otra parte, el metal no necesita de un mantenimiento tan exhaustivo, pero sí requiere de limpieza para que su acabado, por lo regular de pintura electrostática, se conserve en buen estado. Lo mejor es usar una solución de agua y detergente suave para retirar la suciedad de la superficie con ayuda de una esponja suave o un paño que no deje pelusas, posteriormente retirar los restos de la solución con agua clara y finalizar con un secado. El detergente a utilizar de preferencia debe ser neutro y es suficiente para una buena limpieza, además por las características del acabado, los muebles metálicos no necesitan pulirse ni encerarse, y aunque son bastante resistentes, lo mejor es evitar el uso de sustancias abrasivas y de fibras metálicas que puedan dañarlo.

El mantenimiento de los muebles que tienen recubrimiento de laminado, como los escritorios para oficina DF es bastante similar al de los metálicos en cuanto a la limpieza, y en ellos el paso del secado es fundamental porque la acumulación de humedad puede mancharlos. Después de la limpieza se puede frotar la superficie para devolverle el brillo, ya sea únicamente con un paño seco o con un producto formulado especialmente para el material, evitando aceites y ceras que no son absorbidas y que sólo manchan la superficie.

La tapicería que encontramos en sillas para oficina DF requiere de cuidados según sus tejidos, siendo los más comunes los de poliéster y los de fibras sintéticas. Les recomendamos hacer una limpieza de la tapicería al menos cada dos semanas con una aspiradora para retirar todo el polvo, o bien, usando un paño húmedo. Es importante tener cuidado con los derrames en tapicería, y si llegaran a presentarse se debe usar un paño o esponja absorbente en el área ejerciendo presión para absorber el líquido y evitar que se propague una mancha. Si la superficie está manchada se puede lavar usando espuma, ya sea de un detergente suave o de un producto especial.

En lo referente al mantenimiento de las sillas, la inspección debe ser más exhaustiva e incluir la comprobación del ajuste de tornillos y mecanismos de ajuste que integran, los que también necesitan de una limpieza que finalice con un secado perfecto, para evitar la formación de manchas.

Estas son sólo algunas de las medidas generales recomendadas para el mantenimiento de mobiliario oficina DF, próximamente compartiremos más recomendaciones que les serán de utilidad para que sus muebles se conserven en las mejores condiciones por más tiempo. Les recordamos que si buscan mobiliario para oficinas, en el catálogo de Galeo Muebles encontrarán una extensa variedad de la más alta calidad, los invitamos a conocerlo en línea y a contactarnos para solucionar cualquier duda que tengan, con gusto los atenderemos.

Recent Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search

mobiliario-oficina-DF-galeomueblesmobiliario-para-oficina-df